Por: Roy Balcárcel

Sabes que el 90% de las personas no tienen metas y de éstas solamente el 5% las tienen por escrito. Uno de los primeros pasos hacia el éxito es saber definir las metas, esto no es sencillo porque la costumbre es ir dejando que las cosas ocurran, sin embargo el ser humano tiene esa peculiar distinción, y es que puede decidir qué es lo que quiere hacer y conseguir en su vida. Con este maravilloso regalo de la vida sabemos lo importante que es saber cómo formularse nuevas metas, y para esto te diré cómo lo hacemos desde la PNL.

Primero define exactamente lo que vas a conseguir, la mente funciona como un GPS y es importante darle las instrucciones correctas, para que te lleve al punto exacto a dónde quieres llegar, esta definición debe ser medible, cuantificable, realizable, personal, en positivo y sobre todo que tenga una fecha definida en el tiempo, no te creas lo que a veces dices de «algún día lo lograré» porque ese día jamás llegará.

Luego de definir tu meta, pregúntate ¿cómo lo voy a conseguir? y comienza a definir cuáles son las acciones y estrategias que harás para conseguirla, visualiza las diferentes opciones que te llevarán hasta dónde quieres llegar.

Y por último ponte en acción con emoción, la palabra emoción viene del latín emotio que significa movimiento, mi abuela decía -a Dios rogando y con el mazo dando- las metas no van a llegar a la puerta de tu casa, así que sal a buscarlas, toma el camino trazado de tus estrategias y disfruta del camino, emocionado por recorrerlo.

Una vez conseguida una meta, celébrala y busca una nueva.